miércoles, 23 de mayo de 2007

El problema de la vivienda




La vivienda ha terminado por ser una de las mayores preocupaciones de jóvenes y mayores. El nivel de renta, de los sueldos, hace que muchos vecinos y vecinas queden fuera de la posibilidad de acceder a una vivienda, para su emancipación, o en otros casos para poder tener un techo. Esto ha ocasionado el éxodo de muchos de nuestros jóvenes a las nuevas ciudades del Sur de Madrid. Este problema viene siendo eludido por los gobernantes de este municipio y por la oposición municipal.

Las últimas adjudicaciones de suelo han hecho unirse al Sr. Castro y al Sr. Moreno, en unas declaraciones que sonrojarían a cualquier persona “de izquierdas o de bien”, el resto de los miembros de la corporación han callado.

Declaraciones en las que se afirma que se adjudica suelo a “cooperativas sin cooperativistas”, o que se van “a sortear cooperativistas” causan una gran vergüenza ajena. Podían explicar estos señores qué es una cooperativa sin cooperativistas. O cómo se adjudica suelo a quien no tiene cooperativistas y a continuación se trata a los cooperativistas como elementos de transacción entre unos promotores y otros. Son preguntas sin explicación ni respuesta.


La Administración Local, el Ayuntamiento, tiene como función satisfacer las necesidades de los ciudadanos, no entrar en operaciones económicas entre terceros y particulares. La Constitución española, de la que se acuerdan los políticos sólo cuando les conviene, consagra el derecho a la vivienda.

Del derecho a la propiedad, a la compra y venta, de la especulación no pone nada.
El comerciar con una necesidad básica no es propio de gobernantes con un mínimo de ética, moral y vergüenza.


Es el derecho a la vivienda uno de los ejes de las propuestas de Vientos del Pueblo. Desde el Gobierno Municipal , Vientos del Pueblo, se pone al margen de los negocios de empresarios, destinando el Suelo Público a la creación de un Parque Municipal de Vivienda en Alquiler, sin derecho a compra, con el objetivo de satisfacer las necesidades de alojamiento de los ciudadanos, sin entrar en operaciones especulativas, ni comerciales propias del mercado.

El Ayuntamiento tiene que dedicar su suelo residencial, su suelo para vivienda, a viviendas asequibles para los ciudadanos que las necesiten. El coste de estas viviendas en alquiler no supone ninguna carga para las arcas municipales, pero tampoco ha de buscarse un beneficio a costa de los ciudadanos.
Disponemos desde el Ayuntamiento del suelo necesario y de la financiación precisa para construir un Parque Municipal de Vivienda en Alquiler que sea, de al menos, un 5% del total de las viviendas del municipio.


Siempre que se ha dejado a la iniciativa privada la satisfacción de las necesidades básicas, ha primado el beneficio y por lo tanto la especulación. La Administración tiene que actuar para impedir que los ciudadanos queden fuera de un mercado que sólo actúa en clave de beneficio.

La construcción inmediata de 5.000 viviendas, repartidas entre estudios, apartamentos y pisos de dos habitaciones, no sólo es una necesidad urgente, sino la única forma de proporcionar vivienda a precios asequibles. Alquileres de 130 € por un estudio, de 156 € por un apartamento y de 216 € por un piso de dos habitaciones, son ofertas económicamente asequibles para los ciudadanos, y al mismo tiempo viables económicamente para el Ayuntamiento.

¿Qué ha impedido que hasta ahora estas ofertas y soluciones no se hayan llevado a cabo?, es la pregunta que tienen que responder los concejales de Getafe.

2 comentarios:

Anonymous dijo...

A los ayuntamientos no les interesa que el problema de la vivienda se solucione, ya que es la forma que tienen ellos mismos de autofinanciarse.

Si a todo esto le sumamos el dinero que entra por parte de las constructoras, licencias, etc, la cantidad de dinero que se maneja es considerable y que al final repercute en el ciudadano de a pie, encareciendo hasta límites insospechados una derecho recogido en la constitución.

Ricardo dijo...

El negocio es el negocio y mientras los ciudadanos no protestemos de forma general contra la especulación inmobiliaria y la destrucción que conlleva de nuestra calidad de vida no harán nada de nada.
Un saludo, y un voto para el domingo.